¿Cómo conseguir la presión adecuada para las ruedas de mi bici?

 

Usar la presión adecuada en las ruedas de tu bici o de tu e-bike marca la diferencia. Llevar la presión idónea disminuye el riesgo de pinchazos y aporta una conducción más cómoda y precisa, además de rápida.

 

LO BÁSICO

En primer lugar, debes conocer las dos unidades de medida utilizadas para medir la presión de las ruedas; el PSI (libras por pulgada cuadrada) y el bar. En España se suele utilizar más el bar, pero la mayoría de fabricantes indican la presión con PSI. 1 bar = 14,5 PSI

De manera general, la presión de la cubierta debería ser el 10% del peso del ciclista más el de la bici. Y debes conocer el límite superior absoluto, que es la presión máxima que no debe superarse por seguridad, aparece escrita en el flanco de la cubierta.

Mayor presión implica menor resistencia a la rodadura y mejor protección contra los pinchazos. En cambio, menor presión en las cubiertas ofrece mayor agarre y comodidad, ya que la cubierta absorbe más los impactos. Partiendo de esto y teniendo en cuenta que no existe una presión óptima para todas las ruedas, los factores que influyen son:

 

 

 

Peso del ciclista y de la bici

El peso de la bici, del ciclista y del equipaje son uno de los principales factores a tener en cuenta, ya que la presión de inflado depende de la carga ejercida sobre el neumático.

A mayor peso, mayor presión requerirá. Generalmente, por cada kilogramo adicional que el neumático soporte, se debe aumentar la presión 1%. En porcentaje, no 1PSI.

Además, el peso no suele dividirse de manera equitativa entre las llantas, por lo que se recomienda utilizar diferentes presiones. El 60% del peso del ciclista lo carga la rueda trasera, por lo que se puede llevar una mayor presión en ella. De esta manera, la rueda delantera tendrá mayor agarre y estabilidad, esto es ideal ya que es la que hace girar la bici y absorbe gran parte del impacto de las irregularidades del terreno.

 

 

 

Superficie por la que se va a rodar, condiciones del camino

La presión adecuada teniendo en cuenta la superficie, es la que permite a la cubierta absorber las vibraciones del camino, así la rueda será más rápida y el trayecto más cómodo.

Si la presión es muy baja, la bici se sentirá pesada al pedalear. Y si puedes sentir cada imperfección del camino, la presión estará demasiado elevada.

En pavimentos en buen estado, las cubiertas se sentirán bien a 100PSI, pero si es irregular, rodarás más rápido a 90PSI. Cuanto más liso y firme sea el terreno, será beneficiosa una mayor presión. Si se rueda por carreteras mojadas o embarradas, debería ser un poco menor, para disminuir el riesgo de resbalar en las curvas.

Además, se debe tener en cuenta la temperatura, cada 10ºC menos, el neumático perderá 0,1 bar, ya que el aire se contrae con el frío.

 

El tamaño de las ruedas

Otro de los factores a tener en cuenta es el tamaño, diámetro y ancho de las ruedas. 

Fijándote en el ancho del neumático y ajustando la presión a él, puedes lograr una medida de presión muy próxima a la ideal. De manera general, por cada milímetro que se reduzca la anchura del neumático, se deberá aumentar 0,5 bares la presión.

Cuanto más ancha sea la cubierta, menos presión necesitará. Las cubiertas estrechas de las bicis de carretera necesitan una alta presión para rodar por la carretera sin pinchazos, mientras que las cubiertas más anchas como las de las bicis de montaña, o las fat bike, requieren menos presión.

 

Tipo de bicicleta

Por último, vamos a hablaros de la presión que necesitan las bicis según su tipo:

  • Presión de las ruedas para MTB

Partiendo de que no todas las bicicletas de montaña son iguales, la presión depende también del uso que le des. Si utilizas tu MTB en ciudad y para paseos de fin de semana por el bosque, 3 bar son un buen punto de partida. Tendrás buena resistencia a la rodadura sobre asfalto y antes de una ruta en el bosque puedes soltar un poco de aire para tener mejor tracción.

En cambio, si utilizas cubiertas MTB tubeless, tus ruedas pueden rodar con menos presión, ya que tienes menos posibilidades de pinchar. Y si sueles realizar rutas por terrenos exigentes, deberás mantener la presión lo más baja posible, pero lo bastante alta para proteger llantas y cubiertas. 

  • Presión de las ruedas para bicicletas de carretera

En general, para las ruedas de bicis de carretera de 25mm, 7 bar es suficiente presión. Pero, como hemos comentado anteriormente, no existe un estándar que sirva para todas, por lo que este puede ser un buen punto de partida para modificarla según el resto de factores comentados anteriormente.

Y recuerda, es importante revisar periódicamente la presión, ya que las ruedas pierden aire de forma natural. La cantidad de aire que pierdan dependerá de si tienen pequeños pinchazos, el desgaste del material o el ajuste entre aro y cubierta. Cuanto mayor es la presión del neumático, más rápida es la pérdida de aire.

 

Ya sabes, conocer la presión correcta para las ruedas de tu bici en cada momento y circunstancia te permitirá mejorar el rendimiento y ganar comodidad y confianza.

TAGS