Consejos para mantener tu E-BIKE

La mejor manera de disfrutar de tu E-BIKE es llevar a cabo un buen mantenimiento con el que alargar la vida útil de todos sus componentes. 

El mantenimiento principal de una E-BIKE es similar al de una bicicleta convencional: comprobar frecuentemente el estado en el que se encuentran los frenos, revisar periódicamente la presión de las ruedas y mantener bien lubricados los elementos mecánicos móviles, como el cambio de marchas, la cadena o los piñones. Pero, al ser una E-BIKE, necesitará unos cuidados extra de los elementos especiales para mantenerla en perfecto estado; batería, motor y componentes del sistema eléctrico.

 El correcto mantenimiento de una E-BIKE no resulta complicado, deberás prestar especial atención a lo siguiente:

 

Mantenimiento de la batería

Un buen mantenimiento diario de la batería de una E-BIKE es imprescindible. Es uno de sus elementos diferenciadores y para que la batería dure en perfecto estado hay varias cosas que debemos tener en cuenta.

En primer lugar, es importante utilizar el cargador del fabricante. Al cargar, conectaremos primero el conector a la batería y después al enchufe, y, cuando la carga esté llena, primero desconectaremos el cargador del enchufe y después el conector de la batería. De esta manera estamos protegiendo ambos elementos, ya que existe la probabilidad de que se produzca algún chispazo que pueda quemar el conector de la batería o del motor.

Por otra parte, debemos evitar que la batería se descargue por completo y no exponerla a un exceso de carga, ya que si lo hacemos sus propiedades se pueden ver afectadas. Además, si vas a guardar la batería durante un largo periodo de tiempo, lo mejor para aumentar su vida útil es que la guardes a mitad de carga. 

Nuestra última recomendación en cuanto a baterías, es que esperes un par de horas en una zona con temperatura media tras volver de una ruta, ya que no es bueno cargar la bici eléctrica justo al terminar una ruta con temperaturas extremas. Es muy importante tener en cuenta estos factores ambientales, porque las temperaturas extremas pueden afectar gravemente a la autonomía de nuestra E-BIKE.

 

 

Mantenimiento del sistema eléctrico

Si notas algún tipo de fallo en los componentes del sistema eléctrico; sensores, motor, sistema antirrobo electrónico, display o controlador, acude al servicio técnico y evita manipularlo para conseguir una correcta solución del componente que haya fallado.

 

Lavado

Limpiar, secar y engrasar tu bici tras cada salida hará que luzca mejor y que sus componentes duren más tiempo.

Hay que tener en cuenta varios factores al lavar tu E-BIKE; puedes mojar los componentes electrónicos, pero es recomendable extraer la batería y proteger el controlador. Nunca utilices un sistema de agua a presión para lavarla, e intenta secar siempre a mano sus componentes.

Así de sencillo es mantener limpia tu bici eléctrica, pero si quieres saber más, en otro post del blog explicamos detalladamente cómo lavar de manera correcta tu E-BIKE.

 

Mantenimiento de ruedas y frenos

Un buen mantenimiento de las ruedas y los frenos de nuestra bici es fundamental para mantener la bici en buen estado y poder salir a rodar de manera segura.

Estos son dos de los elementos que más debemos cuidar por nuestra seguridad. En primer lugar, controla periódicamente el estado de los neumáticos. Para ello, cambia las cubiertas cuando presenten desgaste y asegúrate de que la presión de las ruedas es la adecuada teniendo en cuenta el peso de la E-BIKE, el del usuario y el tipo de neumático.

También deberás comprobar al menos una vez al año el ajuste de los radios, ya que pueden tener deformaciones por impactos o por el peso de la propia bici. Y, respecto a los frenos, revisalos de manera frecuente, purgándolos cuando sea necesario, prestando atención a la tensión de la maneta y ajustando los tensores que hay junto a ella. También deberás comprobar el estado de las pastillas, los discos o las zapas, si tu modelo las lleva.

 

Otros elementos

Esto no es todo, hay algunos elementos más que no debemos obviar al cuidar nuestra bici. Que el cambio de marchas este bien ajustado es importante para circular de manera cómoda y segura. Si vemos que alguna marcha no entra bien o salta, deberemos tensar y ajustar el desviador trasero, aconsejamos que esto lo realice un profesional. También es recomendable apretar regularmente los tornillos de las bielas de los pedales, la tija del sillín, el manillar y, en aquellas bicis que lo incorporan, mantener bien fijado el transportín y el guardabarros.

Para finalizar con unos consejos más genéricos, evita salir los días que llueva mucho y las zonas de barro, ya que pueden estropear muchos elementos de tu bici al secarse.

Y, si es posible, guarda tu E-BIKE en un lugar a la sombra o con una funda impermeable, el sol con el tiempo daña la pintura. Además, para alargar su vida útil, recuerda dejar la cadena en el piñón pequeño, ya que es donde menos tensión se genera.

Por último, es recomendable pasar una revisión al año en un servicio técnico oficial, así ratificas que tu bici está bien.

Plegable, de paseo o de montaña, siguiendo estas sencillas recomendaciones para cuidar la E-BIKE, saldrás a rodar con la máxima seguridad y eficiencia, ¡a disfrutar!

 

TAGS